Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un equipo de vulcanólogos del Observatorio Vulcanológico del Sur (OVS), liderados por su director, doctor Orlando Macedo Sánchez, ascendieron el pasado 26 de julio al cráter del volcán Sabancaya con el objetivo de tomar imágenes térmicas de este parte del volcán, inspeccionar in-situ su morfología e identificar puntos de emisión de fumarolas en las cercanías del cráter.

El equipo que desarrolló esta labor estuvo conformado por el ingeniero Víctor Aguilar, sismólogo del Instituto Geofísico de la UNAS; el ingeniero José Torres y el técnico Rolando Chijcheapaza, miembros del OVS, además del guía profesional de alta montaña, Eloy Caclla Cárdenas.

Las imágenes térmicas permiten conocer la temperatura en sitios concretos

Los técnicos peruanos, en la cima del volcán Sabancaya

Los especialistas del OVS identificaron emisiones de vapor de agua a través de fisura de ocho metros de longitud, ubicada a 500 metros al suroeste del cráter, precisamente en la zona base de un antiguo domo del Sabancaya. La temperatura máxima registrada en este punto fue de 81 ºC. Posteriormente, y ya en la cima del cráter, se obtuvieron imágenes térmicas infrarrojas, a través de las cuales se identificó dos puntos máximos de temperatura (391 ºC y 280 ºC) en el fondo del cráter.

Este tipo de imágenes son las primeras que se obtienen de un volcán en el Perú. Por medio de esta tecnología, los volcanes peruanos podrán ser monitoreados periódicamente, complementando de este modo la información sismovolcánica que el OVS obtiene por medio de sus estaciones sísmicas telemétricas.

“Esta es una herramienta muy útil para las labores de vigilancia y monitoreo volcánico que efectuamos en el OVS, lo cual nos brinda un parámetro adicional de estudio y mayor información para analizar con exactitud la situación de cada volcán. Tenemos planeado realizar el mismo trabajo en los volcanes Misti y Ubinas, y así conocer con mayor detalle la variación de la temperatura en los cráteres de ambos macizos”, explicó el doctor Orlando Macedo.

Fotos: Observatorio Volcanológico del Sur

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La reactivación del volcán Ubinas ha obligado a la evacuación de 167 grupos familiares del entorno de Querapi,  que se han establecido en las pampas de Jaguay, en terrenos asignados por el gobierno regional de Moquegua. Ya lo han hecho 37 familias y en los próximos días llegarán otras 130, según estimaciones de las autoridades que han planificado el reasentamiento.

El desplazamiento familiar es consecuencia del acuerdo adoptado en su día por el comité multisectorial formado por la Presidencia del Consejo de Ministros y el Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred). Han sido armadas carpas temporales, que serán sustituidas por módulos prefabricados de viviendas. Lo llamativo del caso es que el reasentamiento familiar era una asignatura pendiente desde 2006.

volcan_ubinas

El volcán Ubinas es uno de los más activos de la cordillera de los Andes

Foto: Ingemmet

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán Ubinas registró en la mañana del pasado jueves una nueva explosión, que levantó una columna de gases y cenizas que se elevó unos 1.500 metros sobre el cráter y liberó 8,9 megajulios, informa el Area de investigación de Vulcanología del Instituto Geofísico del Perú (IGP). Los vientos dispersaron las cenizas finas en la dirección del sur y sureste, afectando a las localidades de Ubinas, Tonohaya, Escacha y Chojata.

Los sismógrafos detectaron quince minutos antes un terremoto de magnitud 4,6 que fue sentido especialmente en la ciudad de Arequipa, el valle de Ubinas y otras localidades del sur del Perú y cuyo epicentro se situó a unos 37 kilómetros de Punta de Bombón. Esta última explosión del volcán Ubinas ha sido menor en relación a la del pasado lunes, en la que liberó 222 megajulios de energía.

Evolución de la columna de gases y cenizas del volcán Ubinas

Foto: Área de Investigación en Vulcanología del Instituto Geofísico del Perú

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán Sabancaya ha mostrado un ligero incremento de la sismicidad, sobre todo asociada a movimientos de fluidos, como se ha podido observar los días 18, 19 y 21 de junio, en los que se registraron 146, 157 y 216 sismos, respectivamente, informa el Área de Investigación en Vulcanología del Instituto Geofísico del Perú. Asimismo se han registrado un promedio de cien sismos diarios de largo periodo, mientras que el registro de eventos volcanotectónicos (VT) se mantiene dentro de los márgenes normales observados en los últimos meses.

En las últimas semanas se ha observado que la sismicidad de fractura (VT) ha migrado, acercándose más hacia el volcán, en comparación a lo registrado en el último semestre del 2013. En el anterior reporte del área de Investigación en Vulcanología del IGP, publicado el 16 de junio, se mencionó que “los focos de intensa sismicidad muy superficial se localizaban a 16 km al noreste y 10 km al este del cráter. La última semana, estos focos se han acercado mucho más, localizándose en promedio a 6 km al norte del cráter”.

Se ha detectado un incremento de la sismicidad en el volcán Sabancaya

En las últimas 72 horas, un equipo de trabajo del IGP se desplazó al volcán Sabancaya para conocer in situ la situación de este macizo. “Los especialistas observaron emisiones fumarólicas continuasy se ha podido confirmar la emisión de gases azulinos (gases magmáticos), lo cual indica la expulsión de dióxido de azufre. Se ha observado, también, fumarolas de coloración gris oscura, lo que denotaría una posible emisión de ceniza fina, la misma que por ahora sale de forma esporádica y en cantidades leves (…) Se ha apreciado eventos de tipo híbrido, lo que está asociado al ascenso de material magmático en las inmediaciones del cráter. Aún cuando los eventos detectados son numerosos (varias decenas), estos no presentan gran energía; sin embargo, su presencia es un indicativo de una evolución hacia una posible erupción”.

El doctor Orlando Macedo, investigador principal del área de Investigación en Vulcanología del IGP, recalcó que en vista del incremento de la actividad volcánica en el volcán Sabancaya, “las autoridades deben tomar las previsiones del caso, ya que cada vez se están dando signos más claros de un posible inicio de un nuevo proceso eruptivo. Hay sismicidad asociada a ascenso de material magmático, aunque débil y esporádico; por otra parte, hay presencia de gases magmáticos y posibles emisiones de ceniza fina”, concluyó.

Foto: Área de Investigación en Vulcanología del Instituto Geofísico del Perú

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace cuatro días el volcán Ubinas expulsa grandes columnas de cenizas, que han alcanzado alturas estimadas de 1.200 metros, según informan científicos responsables del Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet) de Perú. Las emisiones se desplazan, favorecidas por los vientos reinantes, hacia la región sureste, perjudicando sobre todo a las localidades de Querapi, Ubinas, Escacha, Tonohaya y San Miguel.

La situación y las afecciones respiratorias que comporta la actividad del volcán aconseja la utilización de máscaras y gafas protectoras, así como la protección de los animales, depósitos de agua y alimentos para evitar contaminaciones. Los técnicos estiman que es previsible que el volcán Ubinas mantenga su actual situación durante las próximas semanas e incluso meses.

El volcán Ubinas lleva cuatro días expulsando columnas de cenizas

Foto: El Comercio

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán Ubinas registra desde ayer una intensa actividad con señales de tremor y enjambres sísmicos asociados a desgasificación del magma, informa el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet). Se prevé que en las próximas horas continúe la misma situación, con explosiones y emisiones de gases y nube de cenizas que alcanza una altura estimada de unos mil metros.

Las cenizas caen con intensidad sobre las poblaciones de Querapi, Ubinas y Escacha, que son las que se encuentran en el radio de acción del volcán. Para prevenir un posible recrudecimiento de la erupción, los técnicos recomiendan a las autoridades la rehabilitación del refugio de Chacchagén, que ya fue utilizado en 2006 y posee medios para su utilización temporal. El volcán Ubinas está situado a unos 70 kilómetros de la ciudad de Arequipa.

El volcán Ubinas recrucede su actividad y expulsa gases y cenizas

Foto: Ingemmet

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El Observatorio Vulcanológico del Instituto Geográfico de Perú (IGP) ha mostrado su preocupación por el aparente “silencio” de los siglos de los volcanes Tutupaca y Yucamani, localizados en la provincia sureña de Candarave y la potencial incidencia que podrían tener sobre la ciudad de Tacna, ubicada a orillas del río Caplina, en un reducido valle en medio del desierto costero peruano. Sólo en el área de influencia del volcán Tutupaca viven unas ocho mil personas.

En declaraciones del director del Observatorio Vulcanológico del IGP, Orlando Macedo, publicadas en la edición digital del periódico diariocorreo.pe, Tacna es una de las ciudades más amenazadas en cuanto a erupciones volcánicas. “El volcán Tutupaca está fumando; el foco térmico está muy próximo, hay que tener cuidado y monitorear”, por lo que es necesario colocar redes sísmicas sobre los volcanes para conocer el comportamiento de los suelos y de las fuentes de aguas termales que se extienden a pocos kilómetros del área en peligro.

La ciudad de Tacna se encuentra en el área de influencia del volcán Tutupaca

Foto: diariocorreo.pe

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los científicos especialistas del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) sostienen que el actual proceso eruptivo del volcán Ubinas tiene características similares a las registradas en los últimos 500 años, según los resultados de los análisis del magma recogidos. El episodio actual, iniciado en septiembre de 2013, está jalonado de explosiones importantes y columnas de cenizas que han alcanzado alturas máximas de cinco kilómetros.

El informe indica que las zonas más afectadas por la caída de cenizas se encuentran en un radio de 13 kilómetros del volcán, lo que corresponde a los pueblos del valle de Ubinas-Moquegua y parte de centros poblados del distrito de San Juan de Tarucani, en la región Arequipa. Las cenizas que arroja miden tres milímetros de espesor y también lanza “proyectiles balísticos” a distancias de 2,5 kilómetros del cráter, lo que provoca incendios y es potencialmente peligroso para animales y personas.

El comportamiento actual del volcán Ubinas es similar al de los últimos 500 años

Foto: Ingemmet

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los “proyectiles balísticos” que dispara por doquier el volcán Ubinas no sólo queman los pastizales del flanco sur de los que se alimentan los animales que viven en la zona, sino que además constituyen un serio riesgo para la integridad de éstos y las personas, informa el Observatorio Vulcanológico del Ingemmet (OVI). De ahí la recomendación de que se mantenga un radio de seguridad de diez kilómetros. La población de Querapi ya ha sido evacuada y así permanecerá mientras dure la erupción del gigante peruano.

El volcán dispara fragmentos incandescentes de uno o dos centímetros de diámetro, que por su naturaleza y velocidad fácilmente pueden atravesar a personas y animales y causarles la muerte de inmediato. De ahí la denominación de “proyectiles balísticos”, pues la velocidad y trayectoria “son similares a los de una bala disparada”, precisó el coordinador del Ingemmet, Jersi Mariño. En las proximidades del cráter se han encontrado impactos de bombas volcánicas de hasta cinco metros de diámetro, aunque el área de influencia abarca 2,5 kilómetros del cráter.

El volcán Ubinas está en todo su esplendor eruptivo

Foto: El Comercio

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un manto gris de cenizas diminutas del volcán Ubinas cubre siete distritos de la ciudad de Arequipa, informa el Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet). Varias detonaciones del gigante peruano en la madrugada del miércoles provocaron una pluma de gases y cenizas que se elevaron a una altura estimada de 4.800 metros y fueron arrastradas por los vientos dominantes en dirección oeste, cayendo sobre la mencionada ciudad, distante a unos 70 kilómetros.

La caída de cenizas afecta a los distritos de Bustamante y Rivero, Paucarpata, Chiguata, Sabandía, Mollebaya, Characato y Pocsi. Se ha ordenado, asimismo, el análisis del agua de las fuentes cercanas a los distritos de Ubinas y San Juan de Tarucani. El Ingemmet recuerda que en la erupción de 2006 las cenizas llegaron hasta el lago Titicaca y la situación podría repetirse, después de que en las últimas horas haya cambiado la dirección del viento.

Cuatro detonaciones del volcán Ubinas elevaron una pluma de 4.800 m

Foto: tvperu.gob.pe