Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde el pasado 30 de octubre, el volcán Láscar ha aumentado su actividad hasta el punto de que el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) de Chile ha declarado el nivel amarillo en el semáforo de vigilancia volcánica. Una gran columna de gases y cenizas se elevó a una altura estimada de 2.500 metros y se desplazó en dirección noroeste empujada por los vientos dominantes. La señal sísmica de esta expulsión no resulta preocupante, por el momento.

El volcán Láscar, localizado en la zona de San Pedro de Atacama, región de Antofagasta, es el más activo del norte de Chile y está permanentemente vigilado. Razón por la cual y puesto que los niveles energéticos podrían escalar con rapidez, los científicos advirtieron con prontitud al Sistema de Protección Civil, por si fuera preciso tomar medidas.  Se eleva a 5.592 metros sobre el nivel del mar y se le calcula una antigüedad de unos 250.000 años. Desde el siglo XIX hay constancia de una treintena de erupciones.

Columna de gases y cenizas expulsada el 30 de octubre por el volcán Láscar

Foto: @twitter

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El coloso mexicano Popocatépetl registró esta tarde una fuerte explosión que provocó una columna de cenizas de 2,5 kilómetros de altura sobre el cráter y se desplaza en dirección oeste, según informa el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred). El volcán tiene desde hace días una actividad superior a la habitual y las autoridades mexicanas mantienen la alerta en amarillo fase 3, nivel previo a la evacuación de las poblaciones cercanas.

Esta explosión y otra en la pasada madrugada han proyectado grandes fragmentos de lavas a una distancia de 1,5 kilómetros en torno al cráter. Entre tanto, es constante la presencia de una columna de vapor de agua, gases y cenizas que emana del cráter que se eleva a una altura de 5.452 metros sobre el nivel del mar. El perímetro de seguridad es de 12 kilómetros y efectivos del Ejército se mantienen activos caso de que el semáforo cambie a alerta roja fase uno.

La actividad del volcán mexicano está permanentemente controlada por el Cenapred

Foto: Notimex