Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los científicos islandeses dieron por concluida el 27 de febrero la erupción de la fisura Holuhraun, después de seis meses de actividad. Sin embargo, el trabajo no ha terminado y un grupo de geólogos de dicha nacionalidad y británicos han conseguido poner pie en el interior del lago de lava del cráter Baugur, llevados hasta allí a bordo de un helicóptero, para realizar mediciones de gases y otros experimentos. El campo de lavas cubre una superficie de 85 kilómetros cuadrados y se calcula que arrojó un volumen de 1,4 kilómetros cúbicos. La temperatura en las grietas oscila entre 550º y 600º C, lo que hace suponer que el magma se encuentra a unos cinco metros como máximo bajo de la superficie.

Los datos de la erupción son reveladores. El 31 de agosto de 2014 comenzó la erupción en un valle de arena del centro de Islandia. Se estima que el magma recorrió unos 45 kilómetros desde su fuente primaria, situada bajo el volcán Bardarbunga, desde el que, como explica Olga Rodríguez en la página facebook Actualidad Volcánica de Canarias (AVCAN), “tiene una gran red subterránea que alimenta de magma a erupciones distantes”. De los cráteres formados en la reciente erupción, el denominado Baugur es el más alto y más largo de la cadena y mide más de 80 m de alto y 100 m de ancho. El monitoreo de gases se prolongará durante varios meses, pues la contaminación por dióxido de azufre alcanza niveles peligrosos.

Este es el aspecto exterior que ofrece el cráter Baugur, de la fisura Holuhraun

Foto: Icelandic Met Office / AVCAN

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán Turrialba se mantiene en relativa calma desde que hiciera su última erupción de ceniza y material incandescente la noche del pasado viernes, informa el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori). La salida de gases a través del cráter oeste se muestra débil y sin emisión de cenizas. Sin embargo, los expertos advierten que el nivel de la actividad sísmica del volcán “es alto, similar al que se viene observando desde octubre del 2014”, por lo que es previsible una reactivación en cualquier momento.

Técnicos del Ovsicori informan de que “estas condiciones indican que el conducto por donde se emanan los gases, cenizas y rocas está bloqueado, lo que restringe la salida de gases, generándose presurización en el interior del volcán. Cuando la presión ejercida por los gases es excesiva, los mismos producen agrietamientos logrando salir bruscamente, arrastrando consigo cenizas y piedras muy calientes desde niveles profundos del conducto”. La última erupción fue una de las más violentas registradas en los últimos veinte años.

Aprovechando la relativa calma del volcán Turrialba, los técnicos del Ovsicori aprovecharon para hacer observaciones y mediciones

 Foto: Diario Extra

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Puesto que en las últimas horas se ha reducido considerablemente la actividad del volcán Villarrica, tanto en sus registros sísmicos como en las emanaciones más energéticas provenientes del cráter, las autoridades chilenas, a instancias de los técnicos del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), han bajado la alerta del semáforo de vigilancia volcánica a nivel naranja.

Sin embargo, debido a las condiciones de inestabilidad observadas en las laderas del edificio volcánico, el acceso sigue restringido aunque el círculo de exclusión se ha reducido a un radio de cinco kilómetros del cráter. Se incide, especialmente, en vigilar los cauces de los ríos cercanos, debido al deshielo que ha causado la erupción, el crecimiento de los caudales y la formación de lahares.

La actividad en el cráter del volcán Villarrica ha decrecido considerablemente

Foto: latercera.com

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El derretimiento de la nieve que rodea el volcán Villarrica a consecuencia de su entrada en erupción, ha provocado en las últimas horas la crecida de los ríos y la formación de lahares, informa el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin). Aunque era previsible la posibilidad de un nuevo episodio del coloso chileno, desde que a comienzos del mes de febrero se advirtiera un aumento de su actividad, en la madrugada del pasado martes se produjo una fuerte explosión “que superó el tamaño del volcán” y estuvo acompañada de relámpagos y la expulsión de materiales pìroclásticos.

La erupción ha provocado la evacuación de casi 3.400 personas que viven en las distintas comunas de las regiones de la Araucanía y Los Ríos. Se ha decretado la alerta roja en un radio de diez kilómetros y aunque en las últimas horas la actividad del volcán Villarrica ha ido decreciendo, las autoridades mantienen una estricta vigilancia. Se han tomado medidas preventivas debido a la formación de aluviones y aumento del caudal de los ríos próximos, por lo que se han cerrado al tráfico varias carreteras de la región. Además del Sernagoemin, en el monitoreo del volcán interviene también el Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur (OVDAS).

La erupción del volcán Villarrica comenzó de madrugada con un gran estruendo

Foto: Agencia-Uno / AVCAN

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde hace dos días la región en la que se encuentra el volcán Villarrica está en alerta, tras la entrada en erupción del coloso chileno. Un gran estruendo anunció el comienzo del nuevo episodio eruptivo, seguido de una considerable emisión de gases y cenizas a una altura que supera los tres kilómetros. Las autoridades han informado de la evacuación de casi 3.400 personas y se ha establecido el nivel de semáforo rojo en un radio de diez kilómetros.

Han sido evacuadas diversas localidades cercanas al volcán, en las regiones de la Araucanía y Los Ríos. No se han registrado accidentes, los cauces de los ríos no presentan alteraciones y el desalojo se ha hecho con calma. Se trata de zonas de notable afluencia turística, puesto que ahora es verano austral y el volcán se ha convertido en un aliciente de especial dimensión, pese a que está prohibido acercarse a la zona de exclusión. La presidenta de la República, Michelle Bachelet, ha viajado a la región para interesarse personalmente por el curso de los acontecimientos.  

La erupción del volcán Villarrica proporciona imágenes espectaculares

Foto: AP