Juan Carlos Díaz Lorenzo

A tenor de la evolución de la actividad eruptiva en las últimas horas, que casi es nula, los científicos de Nueva Zelanda que siguen el curso del volcán submarino surgido entre las islas Hunga-Ha’apai y Hunga-Tonga entienden que el episodio ha finalizado. Como recordarán nuestros lectores, el 20 de diciembre de 2014 comenzó la historia de este volcán situado a unos 60 kilómetros al noroeste de Tongatapu, capital del país insular Tonga, en aguas del Pacífico sur.

La erupción se produjo entre las dos islas mencionadas y a medida que fue creciendo acabó uniéndose a la isla Hunga Ha’apai. Ahora mide 1,5 kilómetros de ancho, dos kilómetros de largo, tiene una altura de 120 metros sobre el nivel del mar y un cráter cuyo diámetro se estima en torno a 500 metros. No obstante, los científicos estiman que es posible su pronta desaparición, debió a que está formada por cenizas y no lava solidificada, con lo cual la acción de la erosión marina es determinante.  

La nueva isla, vista desde satélite, puede desaparecer bajo la acción del oleaje

Foto: Airbus Defence and Space / AVCAN

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La erupción del volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Ha’apai, situado a unos 60 kilómetros al noroeste de Tongatapu –la isla principal de Tonga, país insular del Pacífico– ha originado la creación de una nueva isla. El 20 de diciembre de 2014 un pescador de la zona informó de que algo sucedía cerca de las islas de Hunga Tonga y Hunga Ha’apai, distantes entre sí unos tres kilómetros en dirección sur-suroeste.

A finales del citado mes, un satélite de la NASA captó imágenes de una pluma blanca que se elevaba a unos tres kilómetros de la superficie y se aprecio que el agua estaba decolorada cerca de las islas, debido a la emisión de gases y lava. La nueva isla mide un kilómetro de ancho, casi dos kilómetros de largo y se eleva unos 100 metros y se ha unido a Hunga Ha’apai. Se trata de una erupción similar a la de 2009, aunque con un mayor volumen de materiales.

Las imágenes que llegan de la erupción en Tonga son realmente espectaculares

Foto: New Zealand High Commission / AVCAN

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ha cesado la emisión de lava en el volcán Fogo y la actividad volcánica se mantiene con la emisión de gases y explosiones esporádicas de piroclastos, ha informado Nadir Cardoso, miembro del equipo técnico de la Universidad de Cabo Verde. Todo parece indicar que la erupción ha llegado a su fin, pues la situación se ha mantenido estable en las últimas 24 horas. El frente de la lava sigue estacionado en Ilhéu de Losna, sin que se haya movido desde hace dos días.

Los científicos, coordinados por la profesora Sonia Silva, proceden a recoger muestras para su posterior análisis y mantienen la monitorización del volcán, en su 41 día de actividad. Los daños en viviendas y cultivos en la zona de Cha das Caldeiras son elevados y, entre tanto, llegan muestras de solidaridad desde diversas partes del mundo, algunas en forma de medios económicos.

Los daños ocasionados por la lava en Cha das Caldeiras son considerables

Foto: Fogo News