Juan Carlos Díaz Lorenzo

La fisura en la que ha comenzado un nuevo episodio de la erupción del volcán Bárðarbunga, situado al norte del glaciar Vatnajökull, brota una cortina de lava que alcanza alturas que oscilan entre 50 y 60 metros de altura. Se calcula que la intensidad de la actividad oscila entre diez y veinte veces mayor que hace tres días, aunque es sensiblemente inferior a los registros de la erupción de 2010 del volcán Fimmvörðuháls, explica el científico Ármanns Hoskuldson, en declaraciones que publica RÚV.is.

La fisura del extremo sur no muestra alteraciones, mientras que la abierta al norte se le calcula entre 1.500 y 1.800 metros. Existe otra fisura, en la zona más septentrional, de unos 600 m, en la que ayer no se registró actividad.  Los técnicos han tenido que retirarse de sus puestos de observación después de la orden de abandono de Protección Civil, debido a que ha comenzado una fuerte erosión y la visibilidad es nula. El semáforo para la aviación ha subido a nivel rojo, aunque los aeropuertos del país están operativos.

Los científicos calculan que la lava alcanza alturas entre 50 y 60 metros

La lava ha comenzando a ganar terreno por los alrededores de la fisura

Fotos: Jarðvísindastofnun Háskólans (Universidad de Reijkavik)

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días es noticia en las antípodas la erupción del volcán Tavurvur. En la isla de Nueva Bretaña, en la lejana Papúa Nueva Guinea, una reactivación del gigante del Pacífico está dando muestras de su inmenso poderío telúrico. Una enorme nube de cenizas invadió la localidad de Rabaul, aunque no ha causado víctimas ni daños materiales importantes. El viento dominante favorece el desplazamiento de las cenizas a gran altura, acompañado de frecuentes movimientos sísmicos y expulsión de lava.

Los habitantes de Nueva Bretaña tienen memoria histórica de su temible vecino. Entre sus erupciones más importantes se recuerda la de 1937, que provocó la muerte de 507 personas y la de 1994, en la que, tras un estallido del volcán, las cenizas sepultaron la ciudad de Rabaul en su mayor parte. Otras erupciones notables fueron las registradas en octubre de 2006, en la que no hubo muertos pero sí daños materiales en doce kilómetros cuadrados a la redonda y elevó cenizas hasta 18 kilómetros. En enero de 2009 se registró otro episodio de importancia.

La erupción del volcán Tavurvur nos deja imágenes espectaculares

Un grupo de lugareños contempla el espectáculo de la erupción

Fotos: AFP

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán surgido al norte del glaciar Dyngjujökli en la medianoche de ayer ya está dando muestras externas de su actividad. Se ha abierto una fisura en la parte más septentrional en la que, además de la emisión de gases, en la pasada noche se pudo contemplar el espectáculo siempre impresionante del borboteo de la lava. Los científicos estiman que el recorrido sea en dirección sureste.

La lava discurre por una fisura de un kilómetro de longitud y parece que se desliza con bastante rapidez, según las observaciones de los técnicos. La cantidad de cenizas emitidas a la atmósfera todavía es insignificante. Por el momento no se aprecian señales de deshielo en el glaciar Dyngjujökli, aunque las autoridades han tomado todo tipo de precauciones y varias carreteras están cortadas al tráfico, informa RUV.is.

gos_23

La emisión de gases y cenizas a lo largo de la fisura es perfectamente visible

Foto: Hörður Finnbogason / RÚV.is

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán Tungurahua mantiene desde finales de julio una actividad que oscila entre moderada y alta, con el registro de explosiones cada media hora, algunas de ellas acompañadas de fuertes ruidos “como cañonazos y otras sin señales sonoras, con frecuentes emisiones de gases y cenizas”, que han formado columnas de tres kilómetros de altura, dirigidas hacia el oeste por la acción del viento, informa el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional de Ecuador, con sede en Quito.

Los poblados cercanos al área de influencia del volcán –Mocha, Tisaleo, Chonglontus, Bilbao y El Manzano– se han visto especialmente afectados por la caída de cenizas, los retumbos subterráneos y los bramidos de sus exhalaciones. El volcán Tunguragua, situado a 180 kilómetros de la capital ecuatoriana, se eleva a 5.016 m de altura sobre el nivel del mar y es uno de los más activos de la zona. Se encuentra en actividad desde 1999 e intercala periodos de gran actividad con otros de calma relativa.

Desde finales de julio, el volcán Tunguragua registra una actividad constante

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La sismicidad asociada a volcanismo va en aumento en Islandia. Un terremoto de magnitud 5,7 sacudió anoche el área del glaciar Dyngjujökul, informa RÚV.is.  La mayor intensidad se dejó sentir al norte de la gigantesca capa de hielo y afectó también a las zonas donde se encuentran los glaciares Skjálftavirknin y Bárðarbunga, en los que ayer se registró un movimiento sísmico de magnitud 4,9.

Los científicos han planificado para hoy la instalación de instrumentos adicionales al norte de Vatnajökull. Siguen los cierres parciales en algunas carreteras, aunque se han levantado otras prohibiciones de acceso, como el glaciar Dettifoss y el camping de Ásbyrgi.  El experto Pall Einarsson cree que la actividad sísmica es “nada más que una nueva operación que se ha agregado a la corteza”. 

Glaciar Dyngjujökul, en el que se ha registrado un terremoto de magnitud 5,7

Foto: RÚV.is

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En las últimas horas la actividad sísmica se concentra en el glaciar Dyngjujökul y, sobre todo, en el área norte, donde se estima que se ha producido una intrusión de magma en un dique, informa RUV.is. El número de movimientos registrados durante la pasada noche ha sido considerable, afectando también las zonas del Skjálftavirknin y Bárðarbunga, en el que se registró un terremoto de magnitud 4,9, según información del EMSC. Se han levantado las restricciones impuestas para sobrevolar la zona, aunque los planes de evacuación siguen vigentes.

Bárðarbunga es un estratovolcán activo situado bajo la capa de hielo del glaciar Vatnajökull, el glaciar más extenso de Islandia. Se levanta a unos dos mil metros sobre el nivel del mar y forma parte de un sistema volcánico de 200 kilómetros de longitud y 25 kilómetros de ancho. Entró en erupción en 1910, si bien desde agosto de 2014 está dando muestras de creciente actividad, lo que ha motivado la alarma de la comunidad científica y de las autoridades del país.

Panorámica del glaciar Dyngjujökli. La noche ha estado movida, según los científicos

Foto: ruv.is

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El geofísico islandés Magnus Tumi Guðmundsson ha declarado a RÙV.is que “probablemente haya sido una falsa alarma” la noticia de que haya comenzando una erupción subglacial del volcán Bárðarbunga.”No hay indicios de deshielo glacial adicional u otros ciertos signos de una erupción. El tiempo dirá si la actividad sísmica va a terminar con una erupción”, comentó.

No obstante, el científico estimó que era normal que los técnicos concluyeran ayer, ante los datos captados por los sensores, que hubiera comenzado una erupción, e hizo hincapié en que “hubiera sido irresponsable no emitir una advertencia, porque la amenaza existe”. Islandia se mantiene alerta y continuará revisando las noticias al respecto, con una información actualizada.

Aunque hay actividad registrada, no parece próxima una erupción volcánica en Islandia

Foto: NASA

 

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Alerta roja para la aviación en Islandia, con motivo de la erupción subglacial del volcán Bárðarbunga. Así lo ha divulgado hace unas horas la Oficina Meteorológica del país, dependiente del Instituto de Ciencias de la Tierra (Universidad de Islandia). Por lo que se ha explicado, “tanto el espesor del hielo en el punto de contacto posible (100-400 m) y el volumen de lava en posible contacto con el hielo son muy inciertos. Podría ser de 0-20 horas antes de la lava llega a la superficie del hielo. También es posible que la lava no rompa a través del hielo, y la erupción podría permanecer subglacial”.

Asimismo se ha detectado una pequeña erupción con vertido de lava bajo el glaciar Dyngjujökull. Un  avión de la Guardia Costera de Islandia ha sobrevolado la zona con técnicos  de Protección Civil y expertos de la Oficina Meteorológica de Islandia y el Instituto de Ciencias de la Tierra. Los datos de radares y cámaras web que se reciben no muestran signos de actividad en la superficie. La estimación es que existe una capa de hielo que oscila entre 150 y  400 metros de espesor. A las 14,04 h local se registró un movimiento sísmico de magnitud 4,5.

El volcán Bárðarbunga se encuentra debajo del glaciar Vatnajökull

Foto: NASA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Cada cierto tiempo, el Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN), que dirige el geólogo Nemesio Pérez, nos recuerda los volúmenes de emisión de toneladas de dióxido de carbono (CO2) que emiten los principales edificios volcánicos de Canarias. En su última comunicación científica se ha referido al volcán Cumbre Vieja de La Palma, que emite cada día a la atmósfera algo más de 900 toneladas de CO2, “lo cual confirma fluctuaciones significativas en el proceso de desgasificación durante los últimos cuatro años”.  

Los datos divulgados en el informe de 2014 son inferiores a los registrados en años anteriores, de aproximadamente 1.500 toneladas diarias, pero es superior al registrado en 2012. En todo caso, los registros son considerados normales por los científicos y las fluctuaciones están acompañadas de cambios significativos en la emisión de helio-3.  Caso se que se produjeran cambios significativos en la tasa de emisión difusa del CO2, así como en la distribución espacial de los valores anómalos de flujo difuso, siempre estarán relacionados con cambios de actividad volcánica, de ahí la importancia de su estudio para el establecimiento de un sistema de alerta temprana.

Conjunto de cráteres de la erupción del volcán de San Juan (1949)

Informa el INVOLAN de que el interés y la importancia de estos trabajos sobre emisión difusa de CO2 por el volcán Cumbre Vieja para la vigilancia volcánica, se debe a que la información generada por estas campañas científicas no se puede obtener a través de redes instrumentales permanentes, así como a la baja solubilidad del CO2 en los fundidos silicatados (magma). Estas emanaciones silenciosas y dispersas no son perceptibles a las personas puesto que son muy débiles, en comparación con las que se registran en otros sistemas volcánicos activos. Se diluyen rápidamente en el aire y no son visibles al ojo humano, por lo que no representan un peligro, informa el INVOLCAN.

El volcán Teneguía y el faro de Fuencaliente, que sobrevivió a la erupción

El volcán Teneguía y el faro de Fuencaliente, que sobrevivió a la erupción

Durante la campaña científica de 2014 se han realizado centenares de medidas de flujo difuso de CO2 distribuidas en los aproximadamente 220 kilómetros cuadrados de superficie del volcán Cumbre Vieja siguiendo criterios volcano-estructurales y de accesibilidad. Además, el edificio volcánico palmero registra la mayor tasa de emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro cuadrado, con 4,14 toneladas diarias, casi el doble que el que se ha registrado para los sistemas volcánicos insulares de la Dorsal Noroeste de Tenerife con 2,6 toneladas diarias y El Hierro con 2,5 toneladas diarias. 

El edificio volcánico Cumbre Vieja se ha construido durante los últimos 200.000 años y ha registrado el mayor número de erupciones históricas del archipiélago canario.  En total, hasta ahora han sido siete: Tacande (c. 1430-1440), Tihuya (1585), Martín (1646), San Antonio (1677), El Charco (1712), San Juan (1949) y Teneguiía (1971). Dicho de otra manera, la probabilidad de que un próximo volcán se produzca en La Palma es elevada. En el trabajo de campo relacionado con la campaña científica de 2014 han participado estudiantes de las Universidades de Oviedo, Glasglow y Londres (UCL).

Fotos: Fernando Rodríguez Sánchez y archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo