Juan Carlos Díaz Lorenzo

Al menos unas dos mil personas han sido evacuadas el pasado domingo en la zona este de El Salvador, debido a la erupción del volcán Chaparrastique, llamado también San Miguel, que entró en actividad expulsando nubes de cenizas. El gigante ha provocado, además, la suspensión de un número importante de vuelos que operan en la región. Las autoridades, asesoradas por los científicos, han informado de que es previsible un aumento de la sismicidad en los próximos días.

La columna alcanzó una altura de unos cinco mil metros y las cenizas cayeron en un radio de unos diez kilómetros. No han registrado víctimas y tampoco daños graves. El volcán se levanta a 2.330 m de altitud sobre el nivel del mar y está situado a 140 kilómetros al noroeste de la capital salvadoreña. Se trata del más activo de los 23 volcanes que existen en el país, cuya última erupción se produjo en 1976.

Así se mostró el volcán Chaparrastique el pasado domingo

Foto: EFE / La Nación

Anuncios

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El temblor de tierra de magnitud 5,1 en El Hierro, ocurrido ayer y sentido en otras islas, ha reavivado la conciencia de que “algo” está pasando en las entrañas de la isla. El último movimiento sísmico ha sido el mayor registrado desde que comenzó esta historia, medida en años, pues hemos de remontarnos al verano de 2011. Sabemos que hay un volcán submarino frente a La Restinga, cuya erupción terminó hace algún tiempo, pero lo que está claro es que el magma sigue moviéndose en las entrañas de la isla y trata de encontrar una salida donde liberar las fuertes presiones que genera. Los científicos del INVOLCAN dicen que la red gps instrumental instalada en la isla “continua registrando deformaciones significativas relacionadas con el reciente periodo de actividad sísmica anómala de la Isla del Meridiano”. Dicho de otra manera, el magma presiona para salir a la superficie.

El epicentro del movimiento sísmico de ayer está localizado al oeste de Frontera, a unos 15 kilómetros de profundidad. Ha sido sentido por una parte importante de la población de las islas occidentales y está registrado a las 17 h, 46 minutos y 57 segundos, según se aprecia en los gráficos del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Supera ligeramente al anterior, de magnitud 4,9, registrado el 31 de marzo pasado. Se han producido algunos derrumbes en laderas del valle del Golfo, pero nada grave. Después hubo dos réplicas, de 2,9 y 1,6, pero no fueron sentidos por la población. La gente está asustada. El volcán no se ha marchado. 

Los movimientos sísmicos forman parte de la vida cotidiana de El Hierro

Foto: NASA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

La tierra tiembla de nuevo en la isla de El Hierro. En las últimas treinta horas se han registrado al menos 114 movimientos sísmicos, algunos de los cuales han alcanzado una magnitud de 3,2 y han sido sentidos por la población en las localidades de El Pinar y Frontera. Los técnicos del Instituto Geográfico Nacional que vigilan el asunto, dicen que se trata de una serie similar a la registrada en marzo pasado en otra zona de la isla y en una profundidad que oscila entre 15 y 20 kilómetros.

En un despacho de la agencia Europa Press, Carmen López, responsable de vigilancia volcánica del IGN, informa de que se trata de la sexta serie registrada desde 2011 en El Hierro y forma parte de un proceso más amplio que el de la propia erupción del volcán submarino. En noviembre y diciembre se ha registrado una sismicidad más leve y aunque ésta sea más intensa, habrá que esperar la evolución de los acontecimientos. No hay motivos para la alarma de la población, se insiste desde el IGN.

Los movimientos sísmicos en El Hierro suben de intensidad

Foto: NASA

Coladas del volcán de Tacande

diciembre 21, 2013

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En el edificio volcánico de la Cumbre Vieja, llamado así en la voz popular aunque desde el punto de vista geológico es mucho más reciente que la Cumbre Nueva, se localizan los cráteres y las coladas lávicas de las erupciones correspondientes a los volcanes de Tacande (1470/1492), Tihuya (1585), Martín (1646), Fuencaliente (1677), El Charco (1712), San Juan (1949) y Teneguía (1971). Cuatro de ellos han ocurrido en el territorio que desde 1837 pertenece al municipio de Fuencaliente de La Palma.

Durante mucho tiempo existió la creencia de que el primer volcán histórico de La Palma había sido la erupción de 1585. Los investigadores que han tratado este asunto han discutido mucho apoyándose en la interpretación de las fuentes documentales existentes. Sin embargo, desde 1982 el dilema está perfectamente aclarado y se puede precisar que han sido siete, y no seis, como se creía hasta entonces, las erupciones registradas en la isla en cinco siglos.

Cráter y coladas del volcán de Tacande, visto desde el Bejenado

En 1982 se hicieron pruebas con Carbono 14 y el resultado para el citado volcán fue de una edad de 1.530 años, con una variación de +-60 años, situándose la fecha de la erupción entre 1470 y 1492, lo que puso de manifiesto que hasta entonces había existido una importante confusión en la fecha y la ubicación del primer volcanismo histórico de La Palma.

En cuanto a las fechas probables de la erupción, María Rosa Alonso estima que debió producirse en 1443 ó 1447 y Miguel Santiago, aunque mantiene sus dudas, piensa que pudo suceder entre 1430 y 1440. Los resultados de las pruebas del Carbono 14 la sitúan entre 1470 y 1492 y a tenor de las diferentes fuentes históricas, entre 1430 y 1440. Carmen Romero sostiene que, dado el alto valor documental que parece haber demostrado las fuentes históricas, debe tomarse como fecha válida entre 1430 y 1440. De tal modo que el denominado volcán de Tacande, identificado con el cráter de Montaña Quemada, era anterior a la conquista de la Isla y había sido sistemáticamente confundido con la erupción de 1585, hasta entonces asociada a la erupción de 1712, poco documentada.

La colada lávica del volcán de Tacande no alcanzó el mar, pues se detuvo en el valle de Aridane, como se puede apreciar, en su recorrido desde el cráter de Montaña Quemada por tierras de El Paso hasta las proximidades del barrio de Triana. Desde el foco de emisión y su paso por los barrios altos del municipio, el curso de la lava se conserva prácticamente intacto, destacando en el paisaje por su color grisáceo característico.

Foto: José Javier Pérez Martín

Juan Carlos Díaz Lorenzo

En estos días es noticia en el mundo de los volcanes la actividad del volcán Etna, que ha vuelto a ofrecer espectaculares imágenes de su actividad, sobre todo nocturnas. Por lo que informa el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia (INGV), la actividad del volcán se intensificó en la noche del pasado miércoles, en un cráter situado al sureste, en la ladera del Valle del Bove, en una zona deshabitada.

El nuevo episodio eruptivo resulta especialmente visible desde Catania y Taormina. Unas horas después, cesó la expulsión de lava, con lo que la normalidad, en lo que cabe, ha vuelto a la vida cotidiana de la zona. El aeropuerto de la ciudad de Catania está operativo, luego de varias horas cerrado por temor a que el gigante siciliano expulsara cenizas que impidiera la seguridad de las operaciones. 

Cada reactivación del volcán Etna constituye un espectáculo extraordinario

Foto: Turi Caggeni