Juan Carlos Díaz Lorenzo

Desde la semana pasada el volcán Copahue está dando muestras de actividad y  mantiene emanaciones de gases y cenizas, así como una sucesión de movimientos sísmicos, que son especialmente perceptibles en la villa turística de Caviahue, situada al pie del coloso andino. Por el momento no ha sido necesario evacuar a la población, informa la edición digital del periódico argentino “La Prensa”.

“No hay motivo de alarma”, manifestó el vulcanólogo Alberto Caselli desde su posición en la ciudad de Neuquén. Técnicos de Argentina y Chile monitorean el macizo en el que se encuentra el volcán y entienden que se trata de “un proceso de descomprensión, de desobstrucción del conducto interno”, que se produce cada cierto tiempo desde el proceso eruptivo de diciembre de diciembre de 2012. 

Panorámica del volcán Copahue, que en estos días está recordando su presencia

Foto: laprensa.com.ar

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Un terremoto de magnitud 7,7 registrado el pasado 24 de septiembre en Pakistán provocó centenares de muertos e hizo emerger una isla a un kilómetro y medio de la costa. La formación rocosa, en la que han desembarcado miles de pakistaníes atraídos por la novedad pese al dolor de la desgracia, se eleva unos veinte metros sobre la superficie del mar y mide unos 300 m de largo y unos 120 m de ancho y está localizada en la bahía de Paddi Zur.

La isla emergió a unos 380 kilómetros del epicentro del potente seísmo y ha sido bautizada con el nombre Zalzala, palabra de origen árabe que significa terremoto. En el lugar de su aparición, la imagen tomada desde un satélite en abril pasado sólo se aprecia mar. Los científicos dicen que la isla en cuestión es una pila de barro, arenas y rocas que ha salido a la superficie elevada por la presión de los gases. Se estima que será visible durante un año y después volverá a hundirse de nuevo.

Esta es la nueva isla surgida del reciente terremoto de magnitud 7,7

Los parroquianos, entre temerosos y expectantes, visitan su nuevo territorio

Fotos: AFP