Juan Carlos Díaz Lorenzo

La isla de El Hierro tuvo esta mañana un despertar algo movido, tras producirse dos sismos de magnitud 2,7 y 2,4, localizados en la zona central de la isla y a una profundidad entre 10,1 y 12,5 kilómetros. Hasta el momento, según informa Actualidad Volcánica de Canarias a través de su página facebook, se han registrado 16 sismos registrados por el IGN. El magma sigue moviéndose en las profundidades de la isla y en realidad no ha dejado de hacerlo desde la erupción volcánica submarina, aunque en ocasiones la población no haya sentido los sismos.

“Todos ellos están muy juntitos –precisa el geólogo Enrique Hernández Torrego, miembro colaborador de AVCAN– en la zona sur del enjambre bajo la zona de cumbres, tanto en la horizontal como en la vertical, el enjambre está presionando o empezando a presurizar, alineándose además en dirección norte-sur. Ya comentábamos que esos dos sismos profundos en la puerta donde dan comienzo todos los enjambres en mitad de El Golfo eran una señal de que la actividad podría repuntar algo en unos días. Hoy lo tenemos, dos sismos sentidos y un buen escalón en la curva de energías”. 

En la isla de El Hierro, los movimientos sísmicos se mantienen en diferente intensidad

Foto: NASA

Juan Carlos Díaz Lorenzo

El volcán Ubinas ha registrado al menos seis explosiones en los últimos tres días y los científicos han recomendado a las autoridades competentes de la región de Moquegua la declaración de la alerta amarilla, ante la evolución de los acontecimientos, leemos en la prensa digital peruana. Las comunidades de Casablanca, Patazo, Kerala y Cancosani son, hasta el momento, las más afectadas.

Además de las explosiones, se ha formado una columna de gases y cenizas que ha alcanzado una altura de dos kilómetros sobre la boca del cráter, y que ha tomado dirección norte y noroeste impulsada por los vientos dominantes. Los científicos tratan de determinar si se trata de explosiones freáticas, producidas por la inyección de agua o el inicio de una erupción generada por el ascenso del magma a la superficie.

Los científicos tratan de determinar el origen de las explosiones del volcán Ubinas

En la región de los Andes centrales se localiza la  placa oceánica de Nazca, situada debajo de la placa continental sudamericana, en la que se genera la existencia de un arco volcánico denominado Zona Volcánica Central de los Andes (CVZ), donde se encuentra localizados doce volcanes activos y potencialmente activos del sur peruano: Sara Sara, Coropuna, Sabancaya, Chachani, Misti, Ubinas, Huaynaputina, Ticsani, Tutupaca, Yucamane y Casiri. Entre ellos existen siete volcanes (Sabancaya, Misti, Ubinas, Huaynaputina, Ticsani, Yucamane, Tutupaca) que han presentado actividad eruptiva los últimos 500 años, según estudios de Siebert et al. (2010).

Según información divulgada por el Instituto Geológico Minero y Metalúrtgico de Perú, los productos emitidos por los volcanes activos durante los últimos 500 años causaron enormes estragos a varios poblados, terrenos de cultivo y obras de infraestructura (carreteras, canales de agua, etc.) localizados en sus inmediaciones. En la época histórica, los efectos más trágicos sucedidos en el sur peruano fueron generados por la erupción explosiva del volcán Huaynaputina en el año de 1.600, en la que murieron más de 1.500 personas y se destruyeron más de diez poblados menores localizados en sus inmediaciones (Thouret et al., 2002).

Foto: Difusión