Los científicos críticos, entre ellos Juan Carlos Carracedo, convocados por el PEVOLCA

noviembre 18, 2011

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Ha tenido que transcurrir más de un mes desde el comienzo de la erupción volcánica submarina en El Hierro, para que los gestores del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico, más conocido como PEVOLCA, hayan cambiado en su actitud incomprensible y se hayan decidido a invitar a los científicos críticos, entre ellos Juan Carlos Carracedo, así como a otros investigadores de las dos universidades canarias y otros organismos científicos.

Hasta ahora, como bien apunta Cira Morote Medina en su crónica de hoy en la edición digital de  La Provincia, las quejas apuntan a los responsables del CSIC “por cierta opacidad en la transmisión de los datos sobre el proceso eruptivo al resto de la comunidad científica”, publicado ayer en “El País” y de lo que nos hicimos eco en nuestra anterior crónica.

Por nuestra parte, ya lo habíamos expuesto en el programa “El Envite”, de Televisión Canaria, emitido en directo el pasado 10 de noviembre, cuando nos referimos al excesivo protagonismo, o afán de protagonismo de unos frente al resto. La respuesta de Nemesio Pérez, insuflando aire y moviendo la cabeza antes de responder, resultó de lo más elocuente.

El caso es que algunos de los científicos ahora convocados han permanecido al margen puesto que el PEVOLCA no lo consideraba oportuno. Y entre ellos, el más veterano de los geólogos especializados en volcanología, Juan Carlos Carracedo, cuyas opiniones al comienzo del proceso resultaron muy incómodas para el comité de dirección del PEVOLCA.

Al final han tenido que ceder y entrar por el aro. La comunidad científica internacional, incomprensiblemente, está físicamente ausente de lo que sucede en El Hierro, aunque sigan su evolución desde la distancia, como también reconoció Nemesio Pérez a la pregunta al respecto que le hicimos en el citado programa.

Juan Carlos Carracedo, crítico entre los críticos

Llama también la atención el olvido en el que se encuentra el geólogo herreño Carlos Quintero Reboso que, aunque jubilado, es una personalidad indiscutible y relevante y tiene mucho predicamento entre sus paisanos. Recientemente publicó una carta en el periódico “El Día” en la que le puso los puntos sobre las íes al dichoso PEVOLCA.

Han dado la cara y lo siguen haciendo María José Blanco y Carmen López, del Instituto Geográfico Nacional (IGN), quienes han asumido la portavocía científica del PEVOLCA. Es una labor incómoda, pero absolutamente necesaria. Por ahora se han salvado de las críticas contundentes de Juan Carlos Carracedo por su trabajo bien hecho en la interpretación de los datos sísmicos.

Juan Carlos Carracedo se ha despachado a gusto en los medios de comunicación, para quienes es un referente permanente. Quienes seguimos día tras día la evolución del fenómeno, no sólo echamos mano de la web del IGN, sino también de la página facebook de Actualidad Volcánica de Canarias (AVCAN), cuya labor es impagable.

Los periodistas destacados en El Hierro disfrutaban mucho con los titulares que les ofrecía el científico Ramón Ortiz, miembro del CSIC, lo mismo que Joan Martí, que han pasado a un discreto segundo plano.

Se refiere Cira Morote a otro frente abierto, como es la composición del material eruptivo. Que si riolita, basalto, traquita, perlita…, el caso es que las piedras en cuestión –que se vender en internet a precios considerables y Paulino Rivero le obsequió alguna de ellas al Príncipe Felipe- se ha convertido en argumento para el programa de televisión “Cuarto milenio” y, al mismo tiempo, “ha provocado enfrentamientos abiertos entre algunos de los protagonistas. Las tensiones son evidentes, aunque siempre negadas, eso sí, por todas las partes”.

“El quid de la cuestión –escribe Cira Morote- quizá estribe en el hecho de que profesionales que llevan años estudiando y publicando trabajos sobre el volcanismo en El Hierro han sido ignorados por los responsables de la gestión de la crisis, cuando posiblemente su visión hubiera aportado, como mínimo, elementos para el debate. Este veto ha sido negado por María José Blanco o Juan Manuel Santana, director general de Seguridad y Emergencias, que han explicado a este periódico que todo aquel científico que lo ha solicitado, dentro del marco del Plan, ha sido bienvenido”.

Por lo que se refiere a las dos universidades canarias, “el hecho es que en las normas que rigen el PEVOLCA aparecen ambos centros como miembros, pero no ha sido así en la práctica. Eso provocó la creación de un comité, un tanto outsider, en el que estuvieron presentes representantes de la ULPGC y La Laguna, pero que no tenía capacidad de maniobra real. La Universidad grancanaria, en boca de su vicerrector de Investigación, Fernando Real, asegura que este reciente acercamiento ‘es muy positivo y va a ayudar a la mejora en la mejor coordinación científica del proceso eruptivo’. ¿Habrá cesado el tremor?”.

El tremor científico, claro, porque el otro, el volcánico, está de fiesta permanente y como buen aficionado al baile, está de aquí para allá debajo de la isla de El Hierro, dando trabajo a los científicos y manteniendo la preocupación del sufrido pueblo herreño, perplejo ante los celos, los dimes y los diretes de algunos científicos.

Foto: Canarias 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: