La calma vuelve, en apariencia, al Mar de las Calmas

octubre 21, 2011

Juan Carlos Díaz Lorenzo

Los expertos, que son los que entienden de estas cosas, se muestran prudentes ante el aparente cese de la actividad eruptiva submarina en la isla de El Hierro. Lo que sí está claro es que ha perdido fuerza y que la situación ha cambiado considerablemente. Como dijeron Carmen López (IGN) y Joan Martí (CSIC), es probable que esta fase esté concluyendo a tenor de algunos parámetros, como la señal del tremor volcánico, que ha ido disminuyendo gradualmente; la deformación del terreno, que se ha estabilizado y la sismicidad.

De todos modos, el que el volcán se haya apaciguado no quiere decir que los científicos den por finalizado su trabajo. Todo lo contrario. Siguen muy de cerca su evolución hasta que se recuperen los valores estimados normales, es decir, los parámetros en los que la isla se encontraba antes del 19 de julio, cuando dieron comienzo los movimientos sísmicos que precedieron a la erupción volcánica submarina.

No se descarta, incluso, que el volcán se haya tomado un descanso y por ello Joan Martí se refiere a una erupción por fases, aunque en esta ocasión no hay indicios de que pudiera serlo. Habrá que esperar. De tal modo que las autoridades han dispuesto que los efectivos desplazados a la isla cuando todo parecía que la cosa iba a más, se quedarán todavía un tiempo más.

Un despacho de la agencia ACN Press informa de que hoy se ha sentido un movimiento sísmico de magnitud 2,6, a 24 kilómetros de profundidad, precedido de otros cuatro de magnitudf inferior a 1,8. Se localizó al noroeste de Frontera, en una zona de enjambre sísmico mar adentro en el centro del valle del Golfo. Los restantes han sido localizados a profundidades entre 17 y y 20 kilómetros.

La burbuja principal, en su pleno apogeo

Por lo que publica Actualidad Volcánica de Canarias (AVCAN) en su página web hacia las 20 h de hoy, “el buque oceanográfico que se encontraba cerca de La Restinga ha tenido que salir de la zona (ahora se acerca al puerto) ya que se ha vuelto a formar el remolino detectándose burbujeo y apareciendo en superficie material que no se ha podido recoger por razones de seguridad. Intentaremos ampliar la información pero, de momento, comentar que no se tienen evidencias de que esto suponga un peligro para la población. Permanecer atentos a las posibles comunicaciones de las autoridades”.

En estos días, la prensa digital canaria mantiene el interés informativo sobre el volcán de El Hierro. Leemos en La Provincia unas interesantes declaraciones del científico Ramón Ortiz (CSIC), en las que dice que la evacuación de La Restinga, el 11 de octubre, se realizó porque “la situación era crítica”, ya que no se sabía dónde se produciría la erupción, aunque se presumía cerca del citado pueblo pesquero.

Habló Ramón Ortiz con claridad meridiana, cuando dijo que “para enfrentarse a una crisis volcánica lo primero que hace falta es tener confianza en la persona que está al lado, porque de sus decisiones puede depender tu vida y la de mucha gente. Lo que está sobre la mesa es lo que está sobre la mesa. Esas cosas de que unos dicen que resulta que ha salido un ‘cuchuflú’, o que hay que poner un aparato cuadrado, o que tienen datos muy importantes, pero que no enseñan…”

Los datos en esta crisis son los que tienen el Instituto Geográfico Nacional y el CSIC, de ahí la importancia de que la población comprenda las decisiones que se han tomado. La vigilancia se mantendrá al menos durante un año. La mancha sobre la superficie marina, empujada por las corrientes marinas, amenaza la flora y la fauna del litoral insular. La comunidad científica considera que la mayor parte de los peces han muerto a causa de una despresurización repentina, aunque no descartan la intoxicación y el exceso de acidez del Ph en la zona de la mancha de azufre.

La Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias ha recomendado no consumir pescado ni bañarse en las zonas afectadas por la mancha. La autoridad competente mantiene la exclusión marítima y aérea sobre la zona, excepto para las naves de emergencia.

Tres días después en los que la tendencia es de retroceso de la actividad volcánica submarina, la oxigenación del aire y la disipación progresiva de la contaminación sobre las aguas de la zona afectada, ha permitido que los vecinos de La Restinga que lo deseen pueden volver a sus casas y negocios, aunque habrá un retén de seguridad.

El túnel de Los Roquillos, arteria vital entre Valverde y Frontera, se reabre con normalidad en horario diurno. La isla vuelve, poco a poco, a la normalidad. Tardará mucho tiempo todavía. Y arrastra unas pérdidas económicas importantes. “La catástrofe es de una gran magnitud”, dice el presidente del Cabildo Insular de El Hierro, Alpidio Armas. Hay promesas de ayudas. A ver si es verdad, porque en parte importante de la población reina el escepticismo.

Foto: Gelmert Finol / EFE 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: